Frikifamily's Adventure Overseas

Ayer fue un día intenso.
Por primera vez utilizamos el transporte público para ir a la ciudad (por supuesto, éramos minoría racial); el trayecto que en coche es de unos 20 minutos nos costó algo más de una hora, pero a cambio nos llevamos la certeza de que es posible moverse de otra manera. 
Nuestro destino era una reunión de “esposas”, organizada por un grupo de apoyo que se llama “Grupo de recursos para mujeres” y que nace de aceptar la realidad de que las mujeres, en esto de la investigación y la internacionalidad de los científicos, todavía vamos “de paquete”. El primer paso para cambiar una realidad que no nos gusta es reconocer que existe, y tener ocasión de compartir la experiencia con otras mujeres en la misma situación es un primer paso, un paso más. La mayoría de nosotras, de hecho, tenemos nuestros propios planes, porque vivir fuera de tu país es algo que todos y todas podemos aprovechar en nuestro favor. Este grupo busca facilitar, justamente, eso;  organiza un primer encuentro cada curso, y aprovecha los recursos de la Universidad. Mantiene una reunión semanal en las instalaciones del Campus.
Me sentí a gusto y tengo ganas de volver la próxima semana a encontrarme con ellas de nuevo. 

La sensación de hermandad con los hispanohablantes establecidos en este país es recíproca, y se siente una acogida y cuidada por las personas de cultura hispana que llevan tiempo viviendo aquí. Hay un planeta hispano en los Estados Unidos, real y potente, en el que apoyarse cuando lo necesitas. Tener una lengua común está infravalorado en algunos lugares del mundo, seguramente en relación con la posición de mayoría o minoría que ocupa la lengua que consideras propia en relación con otras del entorno…
Créditos:  http://www.flickr.com/photos/75174448@N00/3084010080
 http://www.flickr.com/photos/30809410@N04/3515990945

Ayer fue un día intenso.

Por primera vez utilizamos el transporte público para ir a la ciudad (por supuesto, éramos minoría racial); el trayecto que en coche es de unos 20 minutos nos costó algo más de una hora, pero a cambio nos llevamos la certeza de que es posible moverse de otra manera. 

Nuestro destino era una reunión de “esposas”, organizada por un grupo de apoyo que se llama “Grupo de recursos para mujeres” y que nace de aceptar la realidad de que las mujeres, en esto de la investigación y la internacionalidad de los científicos, todavía vamos “de paquete”. El primer paso para cambiar una realidad que no nos gusta es reconocer que existe, y tener ocasión de compartir la experiencia con otras mujeres en la misma situación es un primer paso, un paso más. La mayoría de nosotras, de hecho, tenemos nuestros propios planes, porque vivir fuera de tu país es algo que todos y todas podemos aprovechar en nuestro favor. Este grupo busca facilitar, justamente, eso;  organiza un primer encuentro cada curso, y aprovecha los recursos de la Universidad. Mantiene una reunión semanal en las instalaciones del Campus.

Me sentí a gusto y tengo ganas de volver la próxima semana a encontrarme con ellas de nuevo. 

La sensación de hermandad con los hispanohablantes establecidos en este país es recíproca, y se siente una acogida y cuidada por las personas de cultura hispana que llevan tiempo viviendo aquí. Hay un planeta hispano en los Estados Unidos, real y potente, en el que apoyarse cuando lo necesitas. Tener una lengua común está infravalorado en algunos lugares del mundo, seguramente en relación con la posición de mayoría o minoría que ocupa la lengua que consideras propia en relación con otras del entorno…

Créditos:  http://www.flickr.com/photos/75174448@N00/3084010080

http://www.flickr.com/photos/30809410@N04/3515990945

blog comments powered by Disqus